domingo, 24 de mayo de 2009

Cortázar, los líbros, los pájaros y el Jazz.

Menos mal. De casualidad me vengo a enterar gracias a Jazz, ese ruido ( que es un magnífico y recomendable blog sobre jazz) de un evento que ,con motivo de la Feria del Libro, se celebraba días atrás aquí mismo en Sevilla y cuyo cartel se reproduce a la izquierda. Jazz y literatura, literatura y jazz. Tanto monta, monta tanto. Se trata de la presentación de un libro a cargo de Apoloybaco, una asociación que como reza en su subtitulo, aboga por unir y reunir las culturas del vino, la literatura y el jazz, que por fuerza, han de generar buenas mixturas. Como ya hiciera Cortázar con su relato "El Perseguidor", grandísimo homenaje literario al malogrado maestro del Be-bob, Charlie Parker, mas conocido como "The Bird", el pájaro, porque según decían quienes le escuchaban , su música volaba alto, mas alto de lo que ningún saxofonista del momento pudiera soñar. Y por eso, para acompañar debidamente la presentación, nada mejor que buen jazz en vivo como el que nos deleitó el cuarteto de Manuel Calleja con sendos homenajes a Parker y a Cortázar, con la lectura de breves fragmentos de "El perseguidor" y conocidas piezas de "The Bird" como Cherokee, Parker Mod y !Embraceable you! de mi Museo Imaginario. En este video de YouTube el mismo Cortázar lee un pequeño fragmento de su cuento "El Perseguidor" con La música de fondo de "Out Of Nowhere" con Charlie Parker.

Y casualidad (o no) que comprara momentos antes del concierto "Gorrión, migajas....", un breve y exquisito librito de Pre-textos con poemas breves y algún haiku
de Isabel Escudero en torno a los pájaros . Algunos de los que empecé a leer al azar, realmente hermosos y los voy a a compartir
Pajarito yerto,
más grande la muerte

cuanto más pequeño.

Herido
el pájaro,
el cielo
intacto.

Como el ave de paso,
no deja huella,
pero el camino
en el aire queda.


Y para concluir este post, nada mejor que hacer una mixtura que no falla: jazz con blanco y negro. Os dejo un vídeo que he montado con algunas de las fotos que realicé durante el concierto y como no, la música que "ya tocó mañana" como dijo alguna vez The Bird. Ya saben, música para cronopios...


2 comentarios:

Nanny Ogg dijo...

Qué bien le sienta el blanco y negro al jazz ¿Por qué será? :)

Besos

Félix dijo...

Excelente reseña. Envidiable (por no haber estado allí, sobre todo). Me ha gustado la analogía con los pájaros. Los haikus son maravillosos.

Bird, en el fondo, volaba por encima de todo eso que le tocó vivir (la droga, el racismo, la muerte) y lo hacía porque su mente (quizás su corazón) vivía en otro lugar, hacía música en otro lugar.

¿Qué añadir? Queremos más, más jazz y más reseñas como ésta.

Un abrazo.