viernes, 10 de diciembre de 2010

Derechos Humanos



Días como hoy no deberían existir pero existen, porque los derechos humanos se violan cada segundo en algún lugar del mundo o incluso a la vuelta de la esquina. Porque el mundo es un lugar realmente grande. Los medios de comunicación y la Internet nos hacen tener la ilusión que el mundo no es tan grande, que todo está bajo control, que podemos viajar rápidamente de un lugar a otro del globo, que lo tenemos todo a golpe de ratón, pero... la realidad no es así: a nivel de suelo, de tierras y de lugares concretos ocurren cosas. Todos los días. Y a la luz del sol o de la noche.Con la impunidad que da el poder de unos pocos, la soberbia o ciertos principios religiosos contrarios a toda razón. Cosas aborrecibles, indignas de la especie humana. Y no siempre son noticia.Hay miedos, hay censuras... Por eso tenemos que recordarnos a nosotros mismos que el mundo puede ser un lugar maravilloso pero también un lugar donde ocurren cosas y situaciones extrañas e inexplicables donde se violan nuestros derechos más elementales. Por eso tenemos que mirar de vez en cuando hacia esos lugares de nuestro mundo y alejar la vista de nuestro propio ombligo. Por eso tal día como hoy escribimos esto.