jueves, 10 de diciembre de 2009

Castaños


El otro día, entre una espectacular sinfonía cromática de castaños, una imagen fugaz, un destello que te sacude el alma: un sombrero de fieltro marrón, una perra negra puro nervio y un amigo. En algún lugar, rodeado de tus amigos y de tus queridos y viejos castaños cordobeses, nos despedimos amigo mío. Esta imagen y este haiku es para tí, Rafa.

Entre castaños
tus cenizas al viento
al vuelo, tu sombrero.

4 comentarios:

Nieves dijo...

Tantas veces vienen a mi los recuerdos.... siempre asociados al campo, a los buenos momentos, a los abrazos, a las risas....

Daniel Domínguez dijo...

Una hermosa despedida.
Un saludo.

lola dijo...

Nostalgia de sincera amistad...Otoños compartidos en nuestra querida sierra cordobesa.Un abrazo

sauze dijo...

unas hermosas letras de despedida y una imagen que vale mas que mil palabras...