miércoles, 9 de septiembre de 2009

Diálogos en Septiembre

Poco a poco este mes de Septiembre se abre paso entre la canícula estival que se resiste a abandonarnos por estas tierras al sur del sur. Llegan las consabidas rutinas de siempre: la tiranía de los horarios, el trabajo, las compras, la vuelta al cole de los hijos, los papeleos, las tareas y los propósitos de enmienda que quedaron pendientes antes del verano, las reformas (a IKEA otra vez) y eso sí, los reencuentros y los lugares comunes. Atrás queda, en fin, un verano que deja- en mi caso- un inmenso vacío por la dolorosa ausencia de algunos de mis seres queridos. Así las cosas, con la llegada de este mes de moscas , vendimias y libros nuevos, nuevos retos y proyectos profesionales me reclaman. Tal vez deba dejar mi querida Ínsula Dulcamara abandonada a las borrascas y tifones de la blogosfera. Malos tiempos para la lírica que cantaran aquellos Golpes Bajos de los ochenta. Me entristecería porque en el fondo ya forma parte de mi propia geografía y de mi cartografía sentimental . Mientras me lo pienso, comparto con mis náufrag@s eventuales y habituales un pequeño y refrescante montaje de vídeo que hice durante el verano, en el fondo como una simple forma de gratitud -como ya apunté hace unos días - hacia los pequeños -e infravalorados, a veces- placeres de la vida:

Diálogos con el agua from Manuel Pérez Báñez on Vimeo.

3 comentarios:

Nanny Ogg dijo...

Espero, deseo, que este regreso a la rutina no signifique el abandono de este blog que a mí, particularmente, me encanta...

Besos

Montse dijo...

Manuel, creo que no vas a poder abandonar el blog, le dedicarás más o menos tiempo, pero acabarás en él. Un blog no es un adorno sino que acaba siendo parte de nuestro yo, por eso es imposible abandonarlo. Yo, al menos, espero que no lo abandones, no te agobies, ccude a él cuando puedas pero no lo abandones.

Un abrazo y ánimo en la vuelta a la rutina que nunca podrá ser ya tan rutinaria por la pérdida que nos conteste.

Montse

Manuel dijo...

Gracias Nanny , gracias Montse. Tal vez me tome sólo un pequeño descanso. Sólo por el mero hecho de centrarme en nuevos proyectos que van a requerir la mayor parte de mi ya de por sí escaso tiempo para navegar fuera de mis rutinas educativas y proyectos artísticos. Sea como sea, como bien dices Montse, tal vez sea imposible abandonar el blog porque es adictivo tener un lugar dónde expresarse y sentirse al menos, escuchado.
Un cordial saludo.